¿Te gusta esta pagina?

PLACAS SOLARES

Se les conoce como placas, paneles, celdas o módulos solares y son dispositivos que utilizan la radiación electromagnética del Sol para producir energía. El término engloba tanto a los colectores usados para generar agua caliente, a través de la energía solar térmica, como a los paneles fotovoltaicos que producen electricidad mediante la energía solar fotovoltaica. Se han convertido en uno de los principales sistemas que aprovechan el potencial de las denominadas energías renovables o energías limpias.

Pero ¿cuáles son las características más importantes de estas fórmulas que aprovechan el calor y la luz del día?
Te las mostramos a continuación. ¡No pierdas detalle!

La clave: el ahorro

En los últimos años, ha proliferado la instalación y uso de equipos que aprovechan los rayos del astro rey. De hecho, los paneles solares ofrecen a lo largo de la geografía de nuestro país una estampa visual que ya no sorprende a nadie. La causa radica en las numerosas ventajas que ofrece el uso de la energía solar entre las que caben destacar dos: la medioambiental y la económica.
Las cifras hablan por sí solas, porque los expertos señalan que por cada cinco mil viviendas que utilizan esta tecnología se reduce la emisión de anhídrido carbónico en 8.200 toneladas cada año. La organización ecologista Greenpeace va más allá: a través de sus informes asegura que esta fórmula podría suministrar electricidad a dos tercios de la población mundial en 2030. Además de preservar el medio ambiente disminuye el consumo de energías fósiles, manteniendo las reservas de crudo, un producto caro y limitado.

En el ámbito económico, estos equipos que aprovechan al máximo la capacidad del Sol ofrecen una alta rentabilidad, eficiencia y fiabilidad, ya que la inversión que supone su instalación (cada vez más accesible) se amortiza con el ahorro de energía que proporcionan. Cabe destacar, además de la reducción de costes en el consumo de energías no renovables, la seguridad que aporta contar con un sistema basado en una fuente ilimitada, universal y gratuita: el Sol.

  • TIPOS DE PLACAS SOLARES

    El Sol es una fuente, principalmente, de luz y calor. Las placas solares también. De hecho, en función del uso para el que se instalen, existen dos grandes tipologías de paneles: las fotovoltaicas y las térmicas. Ambas variedades comparten las características de que son fijas y se nutren de los rayos solares, pero existen grandes diferencias entre unas y otras.

    ¿Quieres saber cuáles son y para qué se utiliza cada una? ¡Fíjate!

    Placas solares fotovoltaicas versus placas solares térmicas

    Las placas solares fotovoltaicas se constituyen por un grupo de celdas fotoeléctricas unidas en una estructura. A través de la absorción de fotones de luz se emiten electrones, que cuando son capturados producen energía eléctrica. Por lo tanto, estos paneles en el hogar permiten el abastecimiento necesario para asegurar el funcionamiento de electrodomésticos e iluminación diarios. Sin embargo, cabe tener en cuenta que, en función de las necesidades de cada vivienda, puede requerirse la instalación de más de un panel para cubrir el suministro eléctrico. Existen dos variedades de placas solares con celdas fotoeléctricas: las monocristalinas y las policristalinas. La diferencia principal se centra en la eficiencia y el coste económico, ya que las primeras presentan un precio más elevado y producen más electricidad que las segundas. Sin embargo, las monocristalinas requieren de más espacio por lo que se utilizan principalmente en naves solares grandes y no en hogares, donde se recomienda la instalación de las policristalinas.

    Las placas solares térmicas funcionan de forma totalmente distinta. Están compuestas por tubos de aluminio cubiertos por una plancha de cristal que atrae el calor del Sol que se estanca entre el vidrio y los conductos. A través de los tubos circula un líquido conductor (aceite, normalmente) que absorbe el calor de la placa y lo transporta hasta un intercambiador, donde se calienta el agua. Esta agua caliente se utiliza para diferentes usos, entre los que cabe destacar el doméstico. Sin embargo, su uso va mucho más allá del calentamiento de agua sanitaria para el hogar. También funciona como sistema de climatización: tanto para su utilización como calefacción, a través de la instalación de suelo radiante, como de aire acondicionado. Además, estas placas solares se pueden integrar en sistemas de calefacción y agua caliente ya existentes, tanto como apoyo de calderas convencionales, basadas en gas o gasóleo, como para la sustitución de las mismas.

  • INSTALACIÓN Y MONTAJE DE PLACAS SOLARES

    ¿Estás pensando en la opción de instalar un sistema de energía solar en tu hogar? Se trata de una importante inversión inicial, que exige el cumplimiento de ciertos requisitos para garantizar su correcto funcionamiento. Por ello, el montaje e instalación son claves para aprovechar al máximo su rendimiento.

    Descubre cómo efectuar esos dos pasos con garantías y apuesta por esta energía renovable llena de ventajas. ¡Fíjate!

    El instalador, la clave del montaje de los paneles solares

    El primer paso para la instalación y montaje de placas solares es recurrir a un experto para recibir asesoramiento técnico. Él te informará del tipo de panel que mejor se adapta a tus necesidades y circunstancias, evaluará las ubicaciones más adecuadas para el montaje del sistema y te resolverá todas las dudas.
    Además de información, el instalador llevará a cabo una valoración del terreno donde se pretende colocar el equipo. Cabe destacar que la ubicación de los paneles solares debe efectuarse en zonas donde la captación de la luz solar sea sencilla, por lo que han de ser lugares abiertos, expuestos al Sol y libres de elementos que produzcan sombra así como de merodeos de animales. Además, debe tenerse en cuenta la limitación del terreno: los paneles ocupan espacio, por lo que en algunas ocasiones se deberá elegir entre disfrutar de más metros o acceder a una energía limpia, sostenible y eficiente. En el caso de que no se quiera sacrificar ningún área de la vivienda o las características espaciales no dejen otra opción (como en zonas urbanas) la alternativa es optar por la colocación de las placas solares en los tejados, techos o buhardillas.
    Para poder llevar a cabo la instalación y montaje, el experto deberá evaluar si la red eléctrica de la vivienda es compatible con el equipo. Si no fuera la adecuada, además de dificultar su colocación, supondría un encarecimiento en el proceso. Por ello, siempre se ha de contar con la opinión de un técnico que evalúe la idoneidad de la red así como el tipo de equipo más adecuado a la misma.
    Para finalizar, recurre siempre a instaladores especializados y registrados. Ellos conocen los equipos y componentes con los que trabajan así como los métodos de instalación, por lo que contar con profesionales cualificados garantiza el máximo rendimiento del sistema. Tenlo presente: si los paneles no se colocan correctamente puede disminuir, además de la utilidad del equipo, la vida útil de los componentes.

  • VENTAJAS DE ACONDICIONAR CON PLACAS SOLARES

    Recurrir a la energía solar para acondicionar una vivienda es una decisión, cuanto menos, inteligente. Las múltiples ventajas que ofrecen estos sistemas han popularizado el aprovechamiento de la capacidad del Sol como fuente de energía. Sin duda, el coste de la inversión de las instalaciones, que se ha mantenido estable durante los últimos años fluctuando incluso a la baja, es una de las claves que han convertido a la energía solar en accesible para su uso doméstico. Sin embargo, existen muchas más ventajas de las que te puedes aprovechar si optas por acondicionar tu hogar con placas solares. ¡Conócelas!
    ¿Ventajas económicas? ¡También!

    Algunas de las características que han fomentado el uso de la energía solar son el respeto por el medioambiente, a través de la reducción de las emisiones de anhídrido carbónico y la disminución del consumo de energías fósiles, que permite preservar las reservas de crudo. También suma puntos la seguridad que aporta contar con un sistema que se alimenta de la fuente inagotable que es el Sol y el ahorro económico que proporciona, reduciendo las facturas del gas y de la luz.
    Existen dos opciones de instalación solar que ofrecen la cobertura de dos tipos de necesidades en una vivienda. Así, la colocación de paneles solares fotovoltaicos permite cubrir la demanda de suministro eléctrico. La otra opción es el montaje de placas solares térmicas, que ofrecen la solución para climatizar un hogar adecuadamente. Su uso no sólo se limita al acceso a agua caliente sanitaria sino que también funciona como sistema de climatización: tanto como calefacción, mediante la instalación de suelo radiante, como de aire acondicionado. Además, es posible integrar esta modalidad de placas solares en sistemas de calefacción y agua caliente ya existentes, tanto para abastecer o cumplimentar la alimentación de calderas convencionales de gas o gasóleo, como para su sustitución.
    Sin embargo, ahí no terminan las numerosas ventajas que ofrece la instalación de paneles solares. La posibilidad de beneficiarse económicamente de la colocación de estos sistemas es una realidad asistida por la ley, que permite vender la energía sobrante del equipo solar instalado a las compañías eléctricas.

  • PRECIOS DE PLACAS SOLARES EN EL MERCADO

    Respetan el medio ambiente, utilizan energía gratuita e ilimitada y, sobre todo, permiten un gran ahorro económico en las facturas del gas o de la luz.

    Pero, ¿es caro acceder a esta energía renovable y sostenible?
    En realidad, la instalación de paneles solares ha mantenido sus precios en los últimos años e, incluso, éstos han fluctuado a la baja por el abaratamiento de algunos de sus componentes, así como por la mejora de los procesos de fabricación de los equipos. El crecimiento del mercado de la energía solar también ha contribuido a que estos sistemas sean accesibles para todos los bolsillos.
    Uno de los condicionantes que más influye en los precios es la aplicación final del equipo: no se necesita la misma capacidad energética para climatizar una vivienda en invierno a través de la calefacción que el abastecimiento de agua caliente. Otros factores son las dimensiones de los paneles solares, así como la técnica aplicada y la antigüedad de la vivienda.

    En cifras…

    Concretemos en números cuál es el precio de una instalación de placas solares. El precio estándar de las térmicas fluctúa entre los 600 y los 800 euros por cada metro cuadrado de paneles solares. Sin embargo, se trata de un coste orientativo puesto que, a medida que se incrementa el tamaño de la instalación se reduce la cantidad a desembolsar. Además, también se abarata si la colocación del equipo se realiza en una vivienda nueva.

    En el caso de una vivienda unifamiliar estándar se puede acceder a un sistema de placas solares térmicas por un precio en torno a los 1.200 euros. La cantidad de inversión necesaria para contar con este sistema en el hogar puede, incluso, ser inferior puesto que diversas administraciones ofrecen ayudas para la proliferación de estas tecnologías. Sin duda, una inversión popular que se amortiza en pocos años y permite la reducción de las facturas del gas y la electricidad con la garantía de contar con una fuente energética limpia, respetuosa, ilimitada y segura.

  • VIDA MEDIA DE LAS PLACAS SOLARES

    Los paneles solares son una de las fórmulas más conocidas y populares para acceder y aprovechar al máximo las energías renovales, también conocidas como energías limpias. Su uso se ha popularizado en los últimos años, gracias a las ventajas que ofrecen y a la disminución de su coste económico. Aunque los costes han fluctuado a la baja, el precio continúa siendo una inversión importante que los expertos aseguran que se amortiza en pocos años, pero
    ¿cuál es la vida media de las placas solares?,
    ¿cuántos años logran mantener su máxima productividad?
    Aunque no se establece un período exacto de duración, en la actualidad hay sistemas que superan los 30 años de existencia. De hecho, los fabricantes de los equipos instalados en huertas solares señalan que los paneles pueden llegar a sobrepasar los 40 años de funcionamiento.
    La garantía europea asegura el rendimiento durante 25 años

    La mayor parte de las placas solares fabricadas en Europa ofrecen la garantía de máxima productividad durante 25 años. Por ello, algunas empresas de placas solares avalan un rendimiento superior al 80% durante un cuarto de siglo desde el momento de su instalación hasta el punto que, si esta premisa no se cumple, se comprometen a la sustitución de los sistemas por otros nuevos. Es por esta razón por la que la mayoría de paneles instalados en nuestro país es de origen europeo, puesto que la importancia de la garantía resulta fundamental a la hora de realizar una inversión como la que requiere el montaje de paneles solares porque éstos deben ofrecer el máximo rendimiento durante más de los 25 años garantizados.
    Sin embargo, en el mercado existe una gran oferta de equipos de origen asiático con precios muy competitivos, pero la posible dificultad para ejecutar la garantía es el principal inconveniente a la hora de decidirse por esta opción.

  • MANTENIMIENTO DE LAS PLACAS SOLARES

    El máximo rendimiento de las placas solares no sólo depende de una correcta instalación y montaje por parte de un profesional cualificado en la ubicación más apropiada. Su mantenimiento resulta primordial para garantizar un funcionamiento adecuado y la mayor productividad posible. Pero, ¿cuáles son los cuidados que requieren los paneles solares?
    La revisión es la primera clave. El Código Técnico de Edificación (CTE) establece como obligatorio el cumplimiento de un plan de revisión permanente para alcanzar resultados eficientes.
    Una cuestión de transparencia

    Algo tan sencillo como la limpieza es otro factor muy importante. La transparencia de los cristales que cubren las placas resulta fundamental para que se lleve a cabo una captación adecuada de la luz. Los expertos aseguran que la suciedad que convierte el vidrio en opaco puede reducir hasta un 20% la productividad de un equipo. Por ello, se debe revisar que los paneles estén libres de manchas de polvo o barro, así como de excrementos de pájaros, depósitos de semillas o motas producidas por la nieve.

    Para efectuar una limpieza adecuada basta, en el caso de los sistemas domésticos, con utilizar agua destilada y productos limpiadores que recomiendan los fabricantes e instaladores de los paneles solares. El saneamiento regular y las revisiones periódicas te ayudarán a mantener tu equipo resplandeciente y aprovechar al máximo toda su capacidad para generar energía.
    En el caso de los huertos solares el procedimiento de limpieza es diferente, ya que requiere de los cuidados de operarios y la propia instalación incluye conducciones de agua para que la labor del lavado resulte más sencilla y efectiva y, además, evite roturas o ralladuras del vidrio. De hecho, algunos de estos huertos cuentan con instalaciones que producen y almacenan agua libre de impurezas en cubas aisladas. Los que no están tan preparados tampoco presentan problemas para llevar a cabo una limpieza adecuada ya que existen empresas de limpieza especializadas en este campo para retirar la suciedad a través de grupos electrógenos propios móviles que utilizan la fuerza del agua, así como vehículos pequeños que facilitan este tipo de tareas.

  • FUNCIONAMIENTO DE LAS PLACAS SOLARES

    El origen de la utilización de las placas solares tuvo lugar en el espacio, donde se usaban para la alimentación de los satélites y las naves espaciales. Sin embargo, su potencial y las numerosas ventajas que ofrecen han traspasado la ley de la gravedad para convertirse en sistemas de generación de energía doméstica e industrial cada vez más populares en los últimos años.

    ¿Conoces cómo funcionan estos equipos que aprovechan la inagotable y gratuita luz del Sol? ¡Toma nota!
    La luz y el calor del Sol, las dos vías de obtención de energía de las placas solares

    Para saber cómo es el funcionamiento de las placas solares, el primer paso es discernir entre las dos tipologías de paneles que existen, puesto que el proceso para la generación de energía es totalmente distinto. Por un lado, están los paneles fotovoltaicos, que captan la luz del astro rey. Por otro, los térmicos, que lo que aprovechan es su calor.

    Las placas solares fotovoltaicas son estructuras formadas por un grupo de celdas fotoeléctricas que captan y absorben fotones de luz, proceso por el que se produce una emisión de electrones que, al ser capturados, generan energía eléctrica. Por lo tanto, esta variedad permite el abastecimiento del suministro eléctrico.

    Los paneles solares térmicos funcionan de forma distinta porque, en vez de captar la luz del Sol, absorben el calor que emite. Por lo tanto, los propios equipos son muy diferentes a los fotovoltaicos. Los sistemas térmicos están formados por paneles, que constan de conductos de aluminio cubiertos por una plancha de vidrio, que capta el calor del Sol y lo distribuye a través de los tubos gracias a un líquido conductor que lo absorbe y que generalmente suele ser aceite. Otros elementos de estos equipos son una cuba en la que se acumula el agua, una bomba y un depósito de expansión. Su uso se extiende desde el calentamiento de agua sanitaria para su uso doméstico hasta su utilización en los sistemas de calefacción.

  • CALEFACCIÓN DE AGUA CON PANELES SOLARES

    El Sol, además de luz, proporciona calor. Ese calor es la fuente que alimenta las placas solares térmicas para generar, a su vez, energía que permitirá caldear agua. Este tipo de paneles se utiliza, sobre todo, para producir agua caliente de consumo doméstico, tanto en viviendas unifamiliares como en bloques urbanos.

    ¡Descubre cómo funciona la calefacción que utiliza toda la potencia del Sol!
    ¡Todo son ventajas!

    Los paneles solares térmicos consiguen elevar la temperatura del agua hasta los 90 grados centígrados para ofrecer múltiples usos en el hogar. Estos equipos permiten alimentar los sistemas de calefacción a través de radiadores o de suelo radiante, templar el agua de las piscinas tanto públicas como privadas, llevar a cabo su potabilización o generar aire acondicionado.
    La instalación de placas solares térmicas para el sustento de la calefacción en un hogar está constituida por una sencilla estructura, formada por los propios paneles (compuestos por tubos de aluminio tapados por una plancha de vidrio que capta el calor del Sol y lo distribuye a través de los cilindros gracias a un líquido conductor que lo absorbe), una cuba en la que se acumula el agua, una bomba y un depósito de expansión.

    Si hablamos de una vivienda unifamiliar, habitada por un máximo de seis personas, la instalación de dos placas solares de dos metros cuadrados cada uno bastaría para generar la energía suficiente para caldear el agua necesaria hasta 90 grados centígrados. Por lo tanto, no se requiere de un gran espacio para la colocación de un equipo, sino que sirve un lugar de dimensiones reducidas para asegurarse del adecuado funcionamiento de la calefacción de un hogar. Cabe tener en cuenta que, además del gran ahorro y seguridad que ofrece el uso del Sol como fuente de energía, estarás contribuyendo a la reducción de emisión de contaminantes a la atmósfera. Conciencia sostenible, eficiencia energética y confort doméstico… ¡gracias al astro rey!

  • CÓMO FUNCIONA UNA PLANTA SOLAR

    España es uno de los países de Europa que cuenta con una mayor cantidad de horas de sol. A esta característica se suman los compromisos no sólo europeos sino también mundiales en la instalación de energías renovables. También la estrategia de reducir al máximo la dependencia energética exterior para incrementar la autonomía. Todos estos factores convierten a nuestro país en el cuarto a nivel mundial que presenta un mayor desarrollo en tecnologías de energía solar. Tanto es así que de la energía solar que se genera aquí, se exporta un 80% a Alemania.
    Las plantas solares en España

    De hecho, la energía solar en España se encuentra en una fase avanzada de investigación, desarrollo, instalación y aprovechamiento, tanto en su vertiente fotovoltaica como térmica. Las cifras así lo ponen de manifiesto. En nuestro país existen 28 grandes plantas de paneles solares fotovoltaicos. La situación de los huertos que utilizan paneles solares térmicos es todavía mejor: desde la inauguración en 2007 de la primera planta en Europa, en Sanlúcar la Mayor, cerca de Sevilla, se han instalado 58 grandes plantas, se está llevando a cabo la construcción de 7 y se ha anunciado la creación de unas 30 nuevas en los próximos años.

    El funcionamiento de estos huertos de energía solar es muy sencillo. Las centrales fotovoltaicas están formadas por cuatro partes: captación solar (paneles solares), unidad de monitorización, sala de potencia y centro de transformación. Los paneles solares capturan la energía solar para generar corriente eléctrica continua que se conduce a la sala de potencia donde la corriente continua se convierte en alterna a través de unos inversores. Cuando se transforma a alterna la energía pasa por un centro de transformación donde un transformador adapta las condiciones de intensidad y tensión de la corriente a las de la red de transporte. Todo el proceso de la central se analiza y supervisa desde la sala de control de la unidad de monitorización, donde se recibe información de los distintos puntos de la instalación.

    En el caso de las plantas solares de paneles térmicos, éstas cuentan con un mecanismo que calienta el agua a través del calor del sol para convertir el vapor que produce, a través de una turbina, en energía eléctrica. La mayor parte de estos huertos comparten un particular sistema de captación del calor: el de la creación de un campo de espejos, que a través de motores reflejan el sol hacia una abertura en una torre. Los rayos del Sol pasan, primero por la ventana para después reflejar esa luz solar en el campo de helióstatos. El interior de una planta solar está revestido de refractarios sobre el que se encuentra el circuito de agua, que se calienta debido a la radiación. Esta agua se convertirá luego en vapor para atravesar un sistema de turbinas y generar electricidad.